16 ene, 2013  |  Escrito por  |  en Web Analytics


Postal de año nuevo 2013

Un nuevo año ha empezado y con él nuevas oportunidades, es como un renacer, porque podemos seguir con todo lo bueno que hicimos en 2012, pero también podemos empezar nuevos retos o retomar aquello que no hicimos o que nos hizo falta mejorar.

Estamos a mediados de enero, es buen momento para revisar el progreso de los nuevos hábitos que queremos formar en esto nuevo año. Muchas personas están con toda la energía trabajando en sus propósitos para este 2013, sin embargo, esta energía, en muchos de los casos, termina a las pocas semanas de haber iniciado el año. ¿Por qué pasa esto? ¿qué es lo que ocasiona que se pierda la motivación de inicios de año sobre nuestros propósitos? Sinceramente no tengo el perfil de contestar estas preguntas desde el punto de vista psicológico/emocional, pero algo que he notado en mí misma y personas cercanas a mi, es la falta de medición del progreso.

Tengo que confesar que nunca en mi vida me había formulado propósitos para un nuevo año formalmente, hasta ahora, 2013. Sí pensaba por ejemplo, este año voy a hacer ejercicio, pero solo lo pensaba, no lo desarrollaba, ni si quiera lo escribía, y en este tipo de casos, se puede decir que siempre cumplía mis propósitos, porque, en mi ejemplo, con un día que vaya al gimnasio, ya hice ejercicio. Es aquí donde toma sentido la importancia de medir, a mi que me gusta la analítica digital, no puedo dejar de definir métricas para medir no sólo el cumplimiento si no el progreso en los propósitos, como dice el dicho “Lo que no se mide, no se puede controlar”, así es que creo que debemos de aplicar la filosofía de Galileo Galilei:

“Mide lo que sea medible y haz medible lo que no lo sea”

Antes de definir métricas para evaluar el progreso de nuestros propósitos, es bueno recordar cómo deben de formularse cualquier objetivo o propósito, básicamente debe tener las siguientes características:

  • Específico
  • Realista
  • Contar con fecha de caducidad
  • Medible

Yo además de estas características, agregaría las siguientes, que más bien son para evaluar qué tan valioso es el propósito que nos estamos planteando:

  • ¿Te hace feliz?
  • ¿Te hace ilusión?
  • ¿Te hará más libre?
  • ¿Te vas a amar más?

Una vez teniendo los propósitos definidos, es recomendable hacer un plan para lograrlos, que sería tal cual definir tiempo, hora, lugar y actividades específicas a realizar para cumplir el propósito. Además de tener un plan, es necesario también definir una estrategia, porque no basta con definir tareas, hora y lugar, debemos ser realistas en pensar en todas las situaciones que se nos pueden presentar que harán que no podamos seguir nuestro plan, o simplemente pensar en cuál sería la mejor manera de trabajar en nuestros objetivos de acuerdo a nuestros gustos y habilidades. ¿Pero cómo definir esa estrategia?

Hace poco oí de una estrategia para cumplir lo que te propones que me encantó, no sólo porque es diferente o contraria a lo que uno pudiera pensar, si no porque es fácil y natural, se llama Estrategia de Retaguardia y consiste simplemente en, una vez que tengas definido tu propósito, formularte y contestar la siguiente pregunta: ¿qué es lo que tengo que hacer para que todo salga mal? Debes de hacerlo a conciencia, pensarás en todas las acciones que sabotearán tu objetivo. Entonces, automáticamente tendrás muy claro qué estrategia tienes que seguir para que todo salga bien. :)
Ahora sí, cómo medirlo. Yo he encontrado las siguientes métricas útiles para la medición de objetivos en general, principalmente de trabajo o profesionales, y creo que son totalmente aplicables en nuestros propósitos de nuevo año, son muy generales para que apliquen a todos pero pueden ser personalizado de acuerdo al objetivo. Estas son:

metrica1

Espero que este año sea uno de cumplimiento de propósitos para todas las personas, ojalá que estos pequeños tips te ayuden en la definición y logro de tus objetivos, pero también me gustaría saber ¿cómo mides tú el progreso de lo que te propones? ¿qué haces para logar tus propósitos? Yo en lo personal, estoy muy entusiasmada porque tengo grandes retos por cumplir este año.
¡Éxito en este 2013!

Los pasos para la democratización y personalización educativa

Disruption

Siguiendo con el tema educativo de mi último post Mala Educación: las deficiencias trascendentales que nos estancan como sociedad, quiero ahora mencionar algunos esfuerzos que se están haciendo en este cambio de paradigma de la educación y que sinceramente me emocionan, no sólo porque está implícito el uso de métricas y análisis digital, si no por la disrupción a los paradigmas actuales y sobre todo el impulso que le da a la democratización de la educación. En sí hablaré de 2 organizaciones educativas que basan su modelo en  la disrupción del paradigma actual, Khan Academy  y Knewton.

Primero, aclarar el término disruptivo y por qué lo uso. Disruptivo proviene del inglés disruptive y básicamente se refiere a aquello que produce una ruptura brusca. Una tecnología disruptiva es la que nace de la innovación y genera la desaparición de la actual. Entonces, aunque parezca algo extremo, creo que estamos en un momento clave para romper con el modelo educativo existente.

Modelo prusiano

El modelo educativo que tenemos actualmente se basa en el modelo prusiano, que básicamente es un sistema financiado con impuestos, haciéndolo gratuito a la población, es obligatorio hasta cierto nivel y funciona poniendo a todos los estudiantes de la misma edad en un mismo lugar a que sean instruidos por un profesor o profesores, haciendo que todos aprendan lo mismo, al mismo tiempo y a un mismo ritmo. Este método fue muy efectivo en el siglo XVIII donde se originó, ya que el acceso a la educación en masa en aquella época era muy difícil y gracias a este modelo se garantizaba la penetración social y bajos costos.

Ahora, siglo XXI, con la situación social y tecnología actuales, este método ha perdido efectividad, y además está demostrado que no saca provecho de todos el potencial que pueden tener los estudiantes y además limita su creatividad, formando personas en el mejor de los casos, hábiles técnicamente para un oficio o profesión, pero no para la vida, para ser ciudadanos, para ser personas completas tanto en lo profesional como en lo emocional.

Motivación

Otro problema con este modelo es la falta de motivación a estudiar por el simple hecho de aprender. Actualmente la educación se ve como “una obligación más” que se tiene que cumplir, cuando el saber cosas o ser expertos en algo debiera ser por si solo, el motor para aprender. El problema es cómo es manejada actualmente a la educación, empezando desde los niños. Tienen que ir a la escuela, uniformados, de  8 a 12:30 horas, escuchar lo que el maestro les diga, hacer la tarea… por cierto, eso de “hacer la tarea” que a la mayoría de los niños no les gusta, todavía los papás lo manejan como “haz la tarea y entonces podrás salir a jugar”, es decir, la tarea es el sacrificio y el premio es salir a jugar. Psicológicamente esto hace que se le tenga una connotación negativa a la educación, y por tanto, una resistencia de parte de los estudiantes, que lo que añoran son los fines de semana y vacaciones donde no tienen que ir a la escuela.

A excepción de los que toman cursos de verano, las vacaciones es un tiempo de completo esparcimiento y cero aprendizaje. Está bien lo del esparcimiento, pero el aprendizaje debiera de darse todo el tiempo, de manera natural, mientras se hacen cosas cotidianas incluidas la diversión. Entonces para poder llegar a este punto, necesariamente se tiene que cambiar el modelo educativo que tenemos, y no sólo en México, en todo el mundo.

Rastrear la manera en la que aprendes

¿A qué te suena el aprendizaje adaptativo? Imagina tener una educación inteligente y personalizada basada en las aptitudes, talentos y gustos del estudiante, así como en el ritmo y la manera en la que las pueda aprender. Por ejemplo, que tengamos un sistema que sepa cuál hora es el mejor tiempo para ti para aprender ciencias, de qué manera tú aprendes mejor matemáticas (con gráficos, ejemplos prácticos, casos de uso, etc.), cuál es la frecuencia para asimilar ciertos contenidos, por ejemplo, la mejor manera en que aprendes biología es en sesiones de 15 minutos cada 3 días… en fin, las posibilidades son innumerables. Bueno, la plataforma de Knewton hace más o menos todo esto.

La plataforma de Knewton responde en tiempo real al desempeño y actividad de cada individuo en el sistema, y maximiza las posibilidades que el alumno puede obtener en sus objetivos de aprendizaje, proveyéndole de las instrucciones adecuadas, en el preciso momento, acerca de las cosas correctas (aquellas que quiere aprender). ¿Cómo hacen todo esto? Con analytics ;)  – Creo que esta es la aplicación de analítica digital que más me apasiona -

Con una plataforma en la que se puede acceder a los recursos educativos, se tiene todo para analizar el comportamiento del consumo de los mismos y mejorar la experiencia. Es decir, gracias al rastreo, métricas y análisis digital se obtiene meta-data súper valiosa que hace que la misma plataforma se vaya adaptando al usuario para brindarle una mejor experiencia y maximizar su aprendizaje. Dicho de otra manera, la plataforma también aprende del estudiante, creándose una retroalimentación continua.

Democratización de la Educación

Una educación al alcance de todo el mundo, desde el lugar en donde te encuentres, a la hora que quieras, y sobre lo que más te interese. Esto es Khan Academy. Bueno, todavía no hay contenidos de todo lo habido y por haber, pero ese es el camino que están siguiendo. Obviamente esto es posible gracias al internet y las tecnologías móviles. Los orígenes de los contenidos accesibles a todo el mundo vía web se pueden remontar desde Wikipedia. Pero la educación como tal, con ejercicios y medición de tu progreso requiere una plataforma más robusta.

Khan Academy tiene más de 3,400 videos educativos, así como quizzes interactivos y herramientas para maestros para registrar el progreso de los alumnos, y ya cuenta con más de 10 millones de estudiantes alrededor del mundo. Es una organización sin fines de lucro y su lema es “a free world-class education for anyone anywhere” –educación de clase mundial libre para cualquier persona en cualquier lugar-.

Pero viéndolo más allá de la libertad, la facilidad de acceso y por tanto, la democratización educativa que esta plataforma permite, desde el punto de vista económico también tiene un gran impacto. Sacando cuentas, si tienen 10 millones de estudiantes, y operan con un presupuesto de $7 millones de dólares, estamos hablando que cuesta $0.7 dólares la educación de un alumno, ¿qué universidad tradicional opera con un presupuesto así y además logra in impacto y penetración mundial como Khan Academy?

El uso de internet y plataformas móviles como herramientas educativas, así como el compartir y difundir contenidos y material didáctico no es algo nuevo, además su efectividad está probada. Universidades como Stanford, Harvard y el MIT son pioneros en compartir con el mundo algunas de sus clases y materiales en modalidad virtual gratis, en este enlace  pueden ver algunas clases de la universidad de Stanford. Yo por ejemplo estoy tomando la clase de Technology Entrepreneurship  y realmente me quedé sorprendida con la cantidad de alumnos de todo el mundo que estamos inscritos, incluidos gran número de mexicanos :)

Conclusión

Obviamente estos ejemplos de educación disruptiva tienen que pulirse todavía para que lleguen a todos los rincones del planeta y se vuelvan la manera natural o común de aprendizaje; sin embargo, el hecho de que se estén dando los primeros pasos y la aceptación y eficacia probada que están teniendo muestran el gran potencial que tienen y esto realmente es algo remarcable.

¿Qué opinas al respecto? ¿qué otras cosas se pudieran agregar a estas plataformas o nuevos modelos educativos? o ¿qué crees que no funcionaría? ¿cómo ves el uso de la tecnología para hacer la educación democrática y personalizada?

Educación Ético-Cívica (4)

Este post es un tanto diferente a lo que he venido escribiendo, pero quise escribir sobre la educación porque considero que es la base de todo lo demás. Ahora que estoy metida en cuestiones de startups, digital analytics, social media, etc. Es cuando más he notado las fallas en la educación que tenemos de manera general.

La educación actual en México se basa en conocimientos técnicos (muchos de ellos obsoletos) y no en habilidades de vida, tanto personales como sociales. Personales como educación financiera, educación del talento, autoconocimiento, creatividad, manejo y administración emociones. Sociales como ética, civismo, valores, política. Por mala educación me refiero a la educación formal con la que contamos en todos los niveles, incluyendo también educación privada. Bueno, tal vez estoy siendo muy tajante, pudiéramos dejarlo entonces como “Educación Deficiente”.

Yo detecto dos deficiencias principales y las detallo:

  • Falla en la formación personal de individuos dentro de una sociedad
  • Falla en la orientación profesional, no mas era industrial.

 

Falla en la formación personal de individuos dentro de una sociedad

Nuestro modelo educativo también es alimentado de creencias generalmente aceptadas o paradigmas, por ejemplo, es típico que los papás aconsejen al hijo que le va mal en matemáticas y al mismo tiempo le va muy bien en biología, que en lo que se tiene que enfocar es en matemáticas, que “le eche ganas” a matemáticas para que le vaya bien porque ahí es donde necesita poner más atención. ¿No suena esto ilógico? En lugar de incentivar su gusto y habilidades en biología, que es donde tiene potencial, se le pide que se enfoque en una materia que no le gusta. Esta manera de educar va en contra de la educación del talento.

Otro punto es la educación financiera. Cuánto hubiera dado por que en la escuela me hubieran enseñado a manejar el dinero y entender su verdadero valor. Ahora en México, mi generación es la más numerosa, las nuevas generaciones son menores en población. Esto quiere decir cuando seamos viejos, los jóvenes no podrán mantenernos (modelo económico actual en México), seremos una generación de ancianos pobres (nada diferente de lo actual) pero seremos muchos más, así es que si no aprendemos a manejar nuestro dinero y planear nuestra vejez (y no me refiero a ahorrar en una afore, si no en realizar acciones enfocadas a la libertad financiera) tendremos muchos problemas porque la generación mayoritaria será muy pobre.

Ahora hablemos de historia. Nos enfocamos mucho en el pasado, en nuestros héroes de antaño y no en ser forjadores de héroes actuales o del futuro. No estoy diciendo que está mal reconocer a personajes importantes que de una manera u otra fueron piezas clave de lo que ahora somos, tenemos y disfrutamos. Pero es bien conocido que la historia la escribe el vencedor, y creo que debería tener más peso el desarrollar la mentalidad transformadora de nuestra sociedad y no enfrascarnos en el pasado.

Y qué me dicen de ética, valores, civismo, parece ser que se han dejado en un segundo plano, se le ha dado prioridad a la adquisición de conocimientos técnicos. Los mismos estudiantes ven esas materias como de relleno. Sin embargo, ¿cómo ser un buen profesionista si no se tiene la formación de un buen ciudadano y de una persona honesta?

Falla en la orientación profesional, no mas era industrial.

La mayoría de las Universidades educan para la era industrial, son las creadoras número 1 de empleados, porque así es, nos educan con los conocimientos técnicos que la industria está demandando, para que al terminar nuestros estudios, una empresa nos de trabajo y nos desenvolvamos profesionalmente en “lo que nos pidan”.  Fomentar la creatividad como parte de la educación básica estaría excelente para tener más innovadores en el país, que creen nuevas cosas en lugar de emplearse en la industria existente, es decir, dejar de ir atrás cubriendo necesidades de la industria, y en lugar de ello ser los creadores de las nuevas tendencias tecnológicas.

Hace falta promover la cultura emprendedora. Al mismo tiempo tengo que decir que estos momentos que estamos viviendo parecen ser en los qué más impulso se da al emprendimiento, y que gracias a la tecnología, ahora es mucho más fácil estar en contacto con gente brillante alrededor del mundo. Sin embargo este impulso no está democratizado y no se hace de una manera inteligente, es decir dar apoyos económicos a emprendedores no garantiza el éxito de los mismos, todo parte de la educación, si el emprendedor no tiene conocimientos solidos y bases técnicas de lo que implica iniciar un negocio, este fracasará, por buena que sea la idea, y los apoyos otorgados serán literalmente desperdiciados.

Ahora, hablando de tecnología, en la mayoría de nuestras escuelas, si es que son “buenas”, se enseña a usar la tecnología y no adoptarla como algo natural. ¿A quién le enseñaron a usar el lápiz y el papel? Nos enseñaron a escribir, ¿no? Entonces ¿por qué enseñar a “usar la computadora”? ¿no debería sonar raro eso de las “clases de computación”? El uso de la tecnología debe de darse de manera natural, desde niños, los llamados nativos tecnológicos, y no  tratarla como algo aparte, como un tópico más que se debe de aprender, si no como una herramienta natural de trabajo.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Obviamente no podemos esperar a que el “gobierno” mejore la educación que tenemos. Nosotros debemos de ver por nosotros mismos, y al mismo tiempo lo estaremos haciendo por la sociedad. Una manera es exigir sí, a nuestros gobernantes, pero la otra es buscar por nuestra cuenta nuestra propia formación. Va a sonar muy trillado, pero con el Internet tenemos mucha información al alcance de nuestra mano. Solo es cuestión de empezar.

Aquellos que tengan hijos sabrán que confiar sólo en lo que les enseñan en la escuela no les daría una formación integral. Así es que hace falta educar a nuestros hijos y a nosotros mismos. El dedicar tiempo a educarnos no solamente es una inversión personal, sino social. A la sociedad le hace falta más personas cultas, creativas, honestas y que sean motor de cambio, esto nos beneficia a todos y mete además a más personas en esta dinámica, es decir, el beneficio se va haciendo exponencial. Es por esto que te invito, ¡empieza ya! si es que no lo has hecho, o compártenos qué estás haciendo para educarte mejor en los temas realmente trascendentales para nuestra sociedad.

Y tú, ¿ya empezaste a hacerte responsable por tu propia educación?

12 sep, 2012  |  Escrito por  |  en Educación, emprender, Empresa, startups
Success Así es, ¿para qué emprender?, no estoy preguntando ¿por qué emprender? Si no el para qué, la razón. Y no me refiero a razones como:

  1. Para hacer dinero, negocios
  2. Para generar empleos
  3. Para cambiar mi entorno, sociedad
  4. Para tener cierto renombre, contactos, estatus
  5. Para dejar de ser empleado, no tener jefe

Me refiero al sentido de emprender.

Emprender solo por negocio nunca será una decisión inteligente, ya que para arrancarse en la aventura de montar una empresa se necesita además, pasión por lo que se va a hacer. Ese será el motor que nos impulse en los momentos en los que parece que todo se derrumba (que serán muchos). Si se emprende sólo porque parece ser una buena idea de negocio, no se tendrá esa ancla que nos mantenga firmes en situaciones difíciles.
Hablando de números y análisis, como siempre me gusta, estas son algunas cifras:

  • De acuerdo con Future Startup, 80% de los startups en IT fracasan en el primero año y hablando en general y globalmente esta cifra aumenta acercándose al 90%
  • Según The Harvard Business School, el porcentaje de fracasos en startups varía según cómo se defina fracaso.
    • Si significa liquidar activos y que los inversionistas pierdan la mayoría de su dinero en la compañía, el porcentaje va de un 30 a un 40%.
    • Si lo consideramos como fallar para obtener el retorno de inversión planeado, el porcentaje va de un 70 a 80%.
    • Pero si lo definimos como tener una proyección y un plan y no alcanzarlo, este porcentaje se eleva de un 90 a un 95%.

Estas cifras son muy altas las veamos desde el ángulo que las veamos. Es obvio que arrancar un negocio o empresa requiere de habilidades y experiencias que se aprenden de fracasos, por lo cuál es muy difícil que resulte a la primera. Los fracasos son necesarios entonces para obtener éxito. Pero también estas cifras demuestran que muchas veces no se tiene claro el sentido de emprender, que no el sentido de la empresa. La empresa puede tener sus objetivos muy claros y definidos, pero el por qué una persona quiere poner una empresa y dejar su vida en ello es lo que no se tiene por entendido frecuentemente.

La raíz o el trasfondo de la mayoría de los fracasos no tiene que ver con, llamémosles, factores externos: falta de dinero, idea mala o no brillante, alta competencia, mercado difícil, etc. Si no con factores internos como: falta de gusto por lo que se hace, demasiada presión, tareas muy demandantes en tiempo. Luego se cree que ser empresario es llevar una vida sacrificada, y lo peor, a veces creemos que podemos pagar el precio, al menos por un tiempo. La verdad es que no es así, el emprender no es sinónimo de sacrificio, sí de esfuerzo y mucho, pero hay una línea entre esfuerzo y sacrificio que muchas veces se confunde. Cuando se sacrifican cosas, se está atentando contra el sentido de nuestra vida. Esto va de la mano con la pasión. Si estás haciendo algo que te apasiona, tienes talento y te esfuerzas en ello, no vas a tener la necesidad de sacrificar cosas,  estaremos disfrutando lo que hacemos por más esfuerzo que esto suponga, porque vamos a estar alineados con el sentido de nuestra vida.

Algo que he aprendido es no subestimar las cosas. Muchas veces creemos que algo, aunque no nos guste “tanto” lo podemos hacer o puede ser nuestro negocio, porque parece ser que es fácil. Sin embargo lo que mi experiencia me ha demostrado es que por más fáciles que pudieran se las cosas, cuando no te gusta hacerlo, a la larga se vuelve un trabajo muy pesado y tedioso, lo que lo hace difícil de desempeñar.

Con todo esto, creo que ya nos queda claro que para montar una empresa es necesario que nos apasione lo que vamos a emprender, si no terminaremos fracasando.  Y este es realmente el verdadero sentido para emprender, un sentido interior. Es decir, el crear y mantener una empresa supone llevar cierto estilo de vida y manejar ciertas presiones muy diferentes a las que se tienen como asalariado, como ya lo he mencionado. Pero es eso lo que una persona con ánimos de emprender realmente busca. Un estilo de vida que esté alineado con que se quiere vivir. Hacer lo que nos apasiona y montar un negocio alrededor de ello, un sueño hecho realidad, ¿no? Por lo tanto, mi respuesta a esa pregunta, ¿para qué emprender?, la pudiera resumir en: “para vivir la vida de esa manera en la que sólo así se puede ser completamente feliz”.

Ahora dime, ¿cuál es tu razón para emprender?

En las redes sociales tenemos información como en ningún otro medio: gustos, pasatiempos, profesión, ubicación geográfica, lugares que visitan, etc. por lo que la segmentación del mercado es mucho más fácil, y por ende, la publicidad más efectiva que en métodos tradicionales, como un espectacular por ejemplo, en donde sólo un pequeñísimo porcentaje de las personas que lo ven son clientes potenciales. Además es mucho más barato y hasta podemos decir que, ¡está de moda!

social media, social networking, social computing tag cloud (#3)

Sin embargo hay un pequeño problema, calcular la efectividad o el retorno de inversión (ROI) es algo complicado. De hecho sólo un pequeño porcentaje de las campañas en redes sociales son realmente medidas fehacientemente.

Es necesario aclarar que las campañas se pueden dividir a grandes rasgos en dos tipos. La primera es en donde se paga para colocar publicidad en alguna red social, y la otra que es más bien branding, en donde una empresa tiene interacción con sus clientes a través de su cuenta en alguna red social (Facebook, twitter, linkedin etc.). Es en esta segunda en la que ahondaré en este artículo, ya que comúnmente las empresas de reciente creación (startups) utilizan mucho esta técnica por costos y su gran popularidad. Sin embargo la mayoría de las veces no se tiene una estrategia clara y definida y es entonces cuando se cometen más errores o no se obtienen los resultados que se pudieran obtener.

Muchos están tentados a pensar que el objetivo es simplemente tener “presencia” en las redes sociales, tener muchos seguidores y… ya, o simplemente pensar que después de esto, lo demás vendrá por añadidura. Medir solamente el número de seguidores, no cuantifica realmente el impacto de la campaña, porque muchos fans son pasivos. Medir en cambio, la interacción con la marca, es decir, cómo los seguidores comparten con sus amigos nuestro contenido es mejor ya que lo que estamos midiendo es la cantidad de clientes potenciales.

Pero bueno, vamos a aterrizar eso a términos más terrenales. Cuando yo empecé mi restaurante, sabía que debía tener presencia en Internet y en las redes sociales, pero no sólo por el hecho de tener presencia. Yo estaba arrancado y obviamente lo que quería era clientes, ventas. Así es que lo que yo quería medir era el Retorno de Inversión (ROI) de mi estrategia publicitaria, los clientes que me traía ¿pero cómo medirlo? ¿cuánto era lo que estaba invirtiendo en redes sociales? aparentemente nada, sólo mi tiempo, pero.. pues mi tiempo tiene un precio, ¿no?

Yo estaba invirtiendo además en publicidad en medios tradicionales, como volantes, anuncios en revistas locales sobre comercios, y otros no tan tradicionales como cupones de descuento por Internet; entonces lo que a mi me importaba era comparar y contrastar la efectividad de cada una. Pero para poder contrastar necesitaba medir cada cosa, en sí, cuánto me costaba cada cliente en cada medio publicitario.

Implementé un método para saber por qué medio el nuevo cliente se enteró de nosotros y también para saber quiénes se volvían en nuestros clientes frecuentes. Así ya es fácil calcular cuánto te está costando cada cliente. En el caso de las redes sociales simplemente dividí el costo de mantener la cuenta de la red social (horas invertidas por el costo por hora del comunity manager, o en este caso yo =P) entre el número de clientes que llegaron por este medio en un periodo determinado de tiempo. También pude haber considerado el precio de depreciación de la laptop, lo proporcional del costo de Internet, etc. Pero para fines prácticos esta fórmula es suficiente.

Y tengo que decir que los resultados de las redes sociales (específicamente Facebook y Twitter) no fueron mejores que los de medios tradicionales, de hecho estaban por debajo. La razón es que al menos en México y hablando de empresas en giros tradicionales como lo es un restaurante, el potencial de las redes sociales es para posicionamiento y visibilidad (branding), es muy difícil que una persona que no conozca la empresa o tenga alguna referencia sobre esta, se convierta en nuestro cliente sólo al ver nuestra página en Facebook o al hacerse fan por alguna invitación. En cambio, si ya tiene alguna referencia, el ver tu presencia en las redes sociales hará que se enganche más fácil.
Pero me hacía falta considerar algo, no todo es medible en términos cuantitativos, esta manera de calcular el ROI que te acabo de describir deja de lado muchos aspectos importantísimos, como lo son:

• ¿Qué tipo de cliente trajo, es potencial? ¿de los que volverá con amigos, o sólo era de paso?
• ¿Qué tanto compra/consume?
• ¿Con qué frecuencia nos visita?
• ¿Nos ha recomendado y por ende traído más clientes?

Es decir, es necesario tomar en cuenta también aspectos cualitativos, pudiera ser que alguna técnica como la de cupones de descuento es la que más clientes trae al menor costo, pero los clientes no son de “calidad”. Medir la calidad es un tanto más difícil, al fin y al cabo se tiene que convertir en algo cuantificable. No ahondaré mucho en este aspecto, este es tema de un post completo, pero lo más simple es ponderar cada aspecto, es decir, darle un valor o calificación de acuerdo a lo que tiene más relevancia para la empresa, y de esta manera sacar una calificación total.
Tomando en cuenta factores cualitativos, las redes sociales salieron más airosas. Si se hace una buena labor para sostener y acrecentar una comunidad en redes sociales, se creará sinergia y lealtad a la marca. Y una vez teniendo cierta posición es más fácil crecer, es decir, es exponencial. Pero no se debe olvidar que para hacer branding, se necesita de otras estrategias, como la primera que mencionaba al principio, publicidad pagada por Internet (PPC) o métodos tradicionales, así atraes personas a tus redes sociales y ahí las enganchas y mantienes.

El proceso debe de ser una mezcla de varios canales y las técnicas se deben ir adecuando según los resultados que se vayan obteniendo, ya que en cada giro es diferente. Todo tomando en cuenta el objetivo de la empresa, la directriz de la estrategia debe de estar acoplada a este. Está de más decir que el objetivo o los objetivos deben estar perfectamente definidos y aterrizados a la realidad. Por lo tanto, lo que puedo recomendar es no desesperarse en un principio, una startup es eso, un arranque, un comienzo, de ser algo desconocido a crear fama y autoridad, y el medio por excelencia para un crecimiento viral son sin duda las redes sociales.

¿Qué opinas? ¿tienes alguna otra experiencia que te gustaría compartir?

14 ago, 2012  |  Escrito por  |  en Web Analytics

Mucho ha sido dicho acerca de web analytics, ahora el análisis web es sólo una pequeña parte de todo lo que es necesario tomar en cuenta para un análisis completo. Ahora, hay más que analizar que no es web, con el incremento en aplicaciones móviles, las herramientas en la nube tenemos que analizar más cuestiones digitales que web. Simplemente el acceso a redes sociales es en gran medida a través de dispositivos móviles que usan aplicaciones, por lo que medir alguna campaña de mercadotecnia a través de redes sociales tomando en cuenta sólo datos web no tiene sentido. ¡Bienvenido a la analítica digital!

Ciertamente la analítica digital tampoco es algo nuevo, desde hace algunos años atrás ya se consideran varios canales en análisis, incluso offlines (campañas de mercadotecnia en medios tradicionales, datos financieros, de recursos humanos, etc.). Es sólo que hasta marzo de este año, la Web Analytics Association cambió su nombre a Digital Analytics Association.
Y hablando de cambios, este blog también sufrirá un cambio, realmente una renovación. Al ser la analítica digital todavía algo naciente, existe muchas oportunidades de crear nuevas cosas, innovar y esto está directamente relacionado con el emprendimiento. Este es el nuevo toque que le quiero dar al blog, quiero compartir mis experiencias (hasta ahora no tan buenas) en el mundo del emprendurismo (¿existe esta palabra?), pero tengo la esperanza de poder llegar a contarles ejemplos personales de éxito ;)

Algo que aprendí y me quedó bien claro fue que el éxito de una start up está directamente relacionado a la estrategia de análisis y medición a las estrategias de alcance de objetivos, ¿sonó confuso? Es decir, obviamente cualquier empresa tiene varios tipos de objetivos, de mercadotecnia, ventas, costos, atención al cliente, etc. Las empresas nacientes estarán más enfocadas a la captación de clientes. Pero independientemente de los objetivos definidos, también se necesita definir cómo se medirá el éxito o fracaso de la estrategia para alcanzar esos objetivos. Así se pueden hacer adecuaciones y cambios basados en el análisis realizado.

Sin embargo es aquí donde menos atención se pone. Generalmente cuando una estrategia no funciona, simplemente se desecha y se establece otra. Esta es una decisión que no está basada en información y análisis. En cambio cuando se estudia el por qué ‘x’ o ‘y’ estrategia no está resultando como se espera, con base en un análisis profundo, se toma una decisión consciente, que estará ciertamente más cercana a alcanzar el éxito, que si se toma otra decisión arbitraria.

Estos y más temas los tocaré a profundidad en mis siguientes posrts, la intención es hacer este blog más personal. No pretendo contar cosas teóricas sobre start ups o digital analytics, si no compartirte los verdaderos desafíos que se me han presentado, así como lo que he experimentado al analizar y emprender.

Y bien, sin más por el momento, espero que este nuevo toque de frescura y actualidad a mi blog sea de tu agrado, cualquier comentario es bienvenido, ¡comenzamos!

Question mark made of puzzle pieces

Hace tiempo oí un programa de radio en el que mencionaban que nosotros como sociedad nos hemos vuelto asintomáticos, es decir, si nos duele la cabeza, vamos corriendo a tomarnos una aspirina sin ni siquiera ponernos a pensar en la razón por la cual tenemos ese dolor de cabeza y en las consecuencias que podemos tener si se tratase de algo grave y nosotros estamos sólo eliminando el síntoma.

Esto mismo lo he extrapolado al análisis web, como el título de este post lo dice, cualquier herramienta de web analytics te dice el qué, o mejor dicho, el síntoma, y muchos analistas caemos en la tentación de “corregir” el problema sin tratar si quiera de averiguar el por qué de los números que estamos obteniendo, lo cual nos convierte automáticamente en eliminadores de síntomas y no en “buscadores de la verdad”.

Como Avinash Kaushik lo ha mencionado ya desde hace tiempo en su definición de Web Analytics 2.0, se trata del “análisis de datos cuantitativos y cualitativos de tu sitio web y del de la competencia, para fomentar una mejora continua de la experiencia en línea de tus clientes y prospectos, lo cual se traduce en tus salidas deseadas (online y offline)”.

Esto yo lo traduzco en que números y reportes no son significativos si no vienen acompañados de un análisis cualitativo. Cómo los clientes y los visitantes interactúan con tu presencia web, por qué tomaron ‘x’ o ‘y’ camino, por qué no encuentran lo que buscan, por qué salen del sitio mayormente de ‘x’ página, por qué han incrementado las ventas de ‘x’ producto, qué se dice afuera sobre nuestra marca y cómo nos impacta, etc. son cuestiones que se tienen que descubrir.

El problema es que cuando entramos a terrenos cualitativos, la información parece subjetiva, difusa o inexacta y creemos que tal vez esos nos son el tipo de reportes que los directivos esperan. Sin embargo no es así, la información cualitativa no va de la mano con la ambigüedad, al contrario, todo y absolutamente todo se puede aterrizar a números, lo importante es el análisis y la interpretación de los resultados de los estudios realizados y de los números que las herramientas nos proporcionan.

No hay una herramienta mágica, lo importante es encontrar el “match” perfecto entre varias, dependiendo del propósito del sitio, de lo que se quiere medir y lo que se quiere encontrar. Un análisis cualitativo puede hacerse con cualquier presupuesto. Existen varias técnicas para recopilar información cualitativa, las más representativas son las siguientes:

  • Los ya típicos pero no menos valioso tests A/B o Multivariable, especialmente usados para medir la percepción de la marca, pero también se pueden usar para medir el diseño y usabilidad del sitio entre otras cosas. Básicamente consisten en probar dos o más variantes y ver cuál da mejores resultados.

  • Aplicar evaluaciones heurísticas. Son muy baratas y básicamente es evaluar un conjunto de mejores prácticas, ya establecidas empíricamente para encontrar lo que mejor funciona para nosotros. Aquí está un artículo de Avinash donde profundiza al respecto.

  • Crear laboratorios donde se observen participantes realizar las tareas que queremos evaluar.

  • Ahora, si hablamos de blogs, los sistemas de puntuación son una herramienta gratis y realmente valiosa (creo que tengo que implementar uno aquí :P) para entender qué es lo que realmente está gustando a la gente.

  • El que nunca falla es tal cual preguntarle al usuario (encuestas). Lo fundamental aquí es saber tomar una muestra adecuada, esto incluye dónde posicionarla, a qué hora y para qué sector de los usuarios. Obviamente todo esto sólo lo podremos definir teniendo claro el objetivo de nuestro análisis.

  • Y por último, respecto a redes sociales hay que estar pendientes sobre el nuevo anuncio de Google Analytics, el Social Data Hub en donde se pretende poder tener la información de lo que se comenta acerca de nosotros en las redes sociales (hace falta que se unan los grandes: Facebook, LinkedIn y Twitter), pero en principio suena como un facilitador de la vida para los marketeros.

Para concluir, algo importante a considerar es cómo se toman las malas noticias, porque lo más seguro es que las encontremos. Tal vez la campaña de mercadotecnia en la que tanto se invirtió está mal enfocada, que estamos esperando algo equivocado, o que nuestras acciones no están alineadas con nuestros objetivos, por lo que no se están dando los resultados esperados. En cualquiera de estas situaciones estamos frente a una ¡oportunidad! sí, la oportunidad de corregir algo que no hubiéramos detectado con un simple análisis cuantitativo y que traerá muchos beneficios a la empresa ;)

Es indiscutible el incremento exponencial del uso de dispositivos móviles para acceder a Internet. De hecho la tendencia apunta a que los móviles reinarán en este ámbito.

Según los pronósticos, la reina del Internet, Mary Meeker, de Morgan Stanley en el 2014 se llegará al punto de inflexión entre los usuarios de equipos móviles y los que accede a Internet a través de equipos de escritorio.

Fuerte crecimiento de smartphones
Esto ha abierto un sinfín de posibilidades. Un ejemplo es en el área de mercadotecnia, donde ahora con el uso de códigos QR se pueden conectar las campañas offline con las online. Usando códigos en anuncios impresos que los puede leer un dispositivo móvil para brindar más información, dar cupones de descuento, alguna promoción, o llevar a los clientes al sitio web de la compañía.

Sin embargo, hablando de Web Analytics, el paso de analizar información de la web, a información de dispositivos móviles no es tan transparente. Los dispositivos móviles tienen características propias como:

  • Se conectan a Internet desde cualquier tipo de red (Wi-Fi, satélite, fija, cellular wireless, etc.)
  • Por lo regular, la dirección IP que los dispositivos móviles usan  es la dirección del Gateway de su compañía, por ejemplo, los teléfonos que usan el navegador Opera Mini o las Blackberrys salen con una IP de Canadá o Noruega, no importando en dónde se encuentre el dispositivo
  • No todos los navegadores de móviles actuales aceptan cookies o JavaScript, y al igual que los navegadores tradicionales, los de móviles también permiten borrar cookies.
  • Contienen información propia importante para el análisis como: marca, modelo, resolución de la pantalla, etc.
  • Utilizan aplicaciones propias y no solo web para acceder a Internet
  • Las páginas diseñadas para móviles son un tanto diferentes dado el tamaño de la pantalla

El reto es tomar en cuenta todas estas aristas y mostrar información relevante lo más exacta y confiable posible. Ya sabemos que de hecho, es imposible obtener datos 100% reales y exactos, pero se está avanzando de manera significativa en la manera de cómo obtener las métricas, como el cambio de Google Analytics en agosto del algoritmo para el cálculo de la visita/sesión.

Lo importante es la integración 

Si bien, el medir y analizar datos de la web y de móviles es un tanto diferente, lo importante es integrar toda la información. Para realmente tendencias, sugerencias o proyecciones significativas, es necesario comparar todos los datos, también de campañas tradicionales, y así encontrar oportunidades y fallas que vayan enfocados con los objetivos de la empresa.

En este sentido, la buena noticia, es que ya hay varias herramientas en el mercado que prometen medir adecuadamente los datos de dispositivos móviles como PercentMobileWebtrends Mobile Analytics, y Bango. Además, Webtrends provee una plataforma de integración para aplicaciones y para las métricas obtenidas de la web tradicional.

¿Has usado alguna? ¿conoces otra? ¿qué nos puedes compartir al respecto?

 

 

 

Tenemos un sitio con colores vistosos y llamativos, un diseño profesional (que por cierto nos costó una buena suma de dinero), con una introducción muy llamativa, pero… los visitantes no logran completar el ciclo de conversión, ya sea comprar, registrarse, permanecer en el sitio y leer posts, o cualquiera que se haya definido.  ¿Por qué? ¿Por qué un sitio tan profesional y “bonito” no logra ser atrayente para nuestros clientes?

Un error muy común en el diseño web es crear un sitio con una imagen que satisfaga a los ejecutivos de la empresa, pero en el que no se toma en cuenta la personalidad de los usuarios potenciales. Crear un sitio no solamente implica seguir las reglas básicas de usabilidad sobre dónde colocar logos, banners, llamadas a acción, etc. Debemos ir un paso adelante y usar personajes para crear sitios centrados en clientes.

blueberry's storyboard 2
 

Definir los personajes que accederán a nuestro sitio supone especificar sus características, necesidades, motivadores, miedos, comportamiento y ambiente en el que se desenvuelven. De esta manera, el diseño se hará “a la medida” de las necesidades de nuestros usuarios. Pero no solo eso, para realmente obtener el beneficio máximo de un diseño centrado en personajes, es necesario que los miembros del equipo tengan empatía con dichos personajes. La empatía en términos de negocio, es la identificación y el entendimiento de la situación, sentimientos y motivos de alguien más.

Un diseño web realmente efectivo es aquel que considera varios personajes. Crear un sitio tomando en cuenta “el personaje promedio” puede ser un error porque la mayoría de las audiencias de un sitio son diversas, por lo tanto tienen diferentes necesidades, y si nos enfocamos sólo en una, tendremos una mala conversión.

Dependiendo la personalidad de nuestros personajes podremos identificar las palabras disparadoras y puntos de resolución para cada uno. Las palabras disparadoras son aquellas frases que disparan a la acción en el usuario. Los puntos de resolución conectan con el proceso de conversión, para asegurarnos que un usuario nunca pierda la oportunidad de convertir.

Por ejemplo, para un personaje metódico, que gusta de examinar cada detalle y comparar hechos antes de comprar, los puntos de resolución para un sitio de venta de cámaras digitales serían artículos sobre diferentes lentes, luminosidad o niveles de zoom. Estas páginas no están directamente relacionadas con el proceso de compra de la cámara, pero son puntos que sirven al usuario para tomar una decisión y entrar al proceso de conversión.

En estos puntos de resolución es importante tener palabras disparadoras, para así enganchar al usuario. Siguiendo el ejemplo anterior, en cualquier punto de resolución se pueden poner frases como “Canon xyz la cámara con mejor zoom óptico”, que pueden iniciar al usuario en el proceso de compra.

Con esto, se diseñan varios escenarios y se pueden hacer pruebas de cada uno hasta llegar con el óptimo, en ese momento. Porque no hay que olvidar que este proceso es de una mejora constante, es decir, seguir trabajando continuamente en el proceso de optimización de la página.

Como conclusión, la fuerza de un sitio reside en el entendimiento que tiene de sus usuarios más que en un diseño espectacular. El uso de personajes y escenarios, puntos de resolución y palabras disparadoras basados en ellos, son una excelente herramienta para diseñar sitios que los enganchen y sobre todo, que sean efectivos en el proceso de conversión.

31 ago, 2011  |  Escrito por  |  en Empresa, Web Analytics

Hemos analizado datos arduamente y finalmente terminamos nuestro reporte. Sin embargo, este análisis dista mucho de lo que puede ser útil para la empresa a la que se supone vamos a ayudar… ¿por qué? Invertimos mucho tiempo, descubrimos tendencias, obtuvimos datos “importantes”, entonces ¿qué pasó?

Los siguientes son los 7 errores más comunes o más bien los 7 horrores o pecados capitales en web analytics. A cualquiera nos puede pasar, sobre todo cuando vamos empezando, es por eso de vital importancia tomar nota para evitarlos.

Los Siete Pecados Capitales de Web Analytics
 

1. No definir objetivos
Ver el sitio como algo separado del negocio es el peor error. Necesitamos tener una meta para saber qué medir. Es increíble que la mayoría de las implementaciones de herramientas de web analytics no tenga objetivos definidos. Entonces, ¿qué es lo que vamos a mejorar? Incluso los sitios que no hacen comercio electrónico deben definir objetivos como número de subscriptores, número de asistentes a un webinar, número de descargas, etc.

Los objetivos para el análisis deben de estar perfectamente alineados con los objetivos de la empresa, definir objetivos como páginas vistas o acciones más relevantes para uno y no para los otros es un error muy común. Por ejemplo, si una de las metas de la empresa es incrementar las ventas en un 20%, entonces fácilmente podemos traducir esta meta gerencial en incremento de conversión por campaña y/o incremento de tráfico como objetivos de nuestro análisis.

2. Mal interpretar de las métricas
Esto va muy de la mano con el Pecado anterior. Cuántas veces los analistas en automático deducen que un bajo bounce rate es bueno o que un bajo número de páginas vistas es malo sin primero saber cuál es el objetivo del sitio, sin tomar en cuenta las fuentes del tráfico o la combinación con otros indicadores para tener la imagen completa de lo que está pasando.

3. No llamar a la acción
Un análisis web se basa en información pasada, rastreo de actividades que ya sucedieron. Sin embargo, lo que se pretende con el análisis es ir hacia delante, tomar decisiones para el futuro.

Un análisis que sólo genera reportes y más reportes de lo que ya pasó sin una llamada a la acción no es útil. Por ejemplo, un análisis que muestra gráficos sobre los porcentajes de conversión de las diferentes campañas de mercadotecnia no tiene el mismo impacto que un análisis que concluye que la campaña de adsense está siendo más rentable que los anuncios pagados en las redes sociales y que si se invirtiera el presupuesto de las redes sociales en adsense se habrían ganado 100 clientes más en 1 mes.

4. No segmentar
Básico y sin embargo muy común. Es de vital importancia separar el tráfico. No todo el tráfico es igual. Claro que es necesario un poco de análisis para hacer segmentos inteligentes. Cada situación presenta diferentes maneras de segmentar, desde la fuente del tráfico, posición geográfica, edad, género, o combinaciones de estas. Lo más importante es que los segmentos sean relevantes y ayuden a obtener insights significativos.

5. Obstinarse en información poco relevante
Los datos web siempre son imprecisos. La gente borra cookies, accede a los sitios desde diferentes equipos, se pueden implementar diferentes métodos de colección de datos (del lado del cliente o del lado del servidor como logs), etc. Muchos analistas se pierden en tratar de “cuadrar” información de distintas fuentes, o en tratar de obtener datos exactos.

Esto nunca va a ser posible y solo se mal gasta tiempo valioso para el análisis. Lo que se debe hacer es observar tendencias y usar métricas que están dentro de control para basar el análisis.

6. Basar el análisis sólo en datos cuantitativos
Lo más fácil es analizar los números que cualquier herramienta provee. Sin embargo, si no incluimos un análisis de la “voz del cliente” estamos perdiendo grandes oportunidades. Esta es la información cualitativa, la que toma en cuenta la perspectiva de nuestros clientes y prospectos. Y con un balance de ambos lados se puede tener una visión completa, un análisis más profundo y por consecuencia, una mejor toma de decisiones. Ejemplos de herramientas para el análisis de información cualitativa son: TeaLeaf, Bazaarvoice, iPerceptions, Omniture Survey, ForeSee y OpinionLab.

7. Invertir en herramientas y no en la gente
Avinash Kaushik lo deja muy claro en su regla 10/90  para obtener un valor alto en la implementación de web analytics se debe emplear el 10% en herramientas y el 90% se debe invertir en recursos/analistas inteligentes. Como el “Pecado” 3 lo dice, un análisis debe llamar a la acción, y una herramienta, por más reportes que pueda obtener, nunca va a proveer conclusiones que llamen a la acción y que estén alineadas con los objetivos de la empresa. Es la gente, con habilidades y conocimientos sólidos que podrá generar ese valor.

Si a esto le sumamos que para que una herramienta provea datos significativos, esta debe estar correctamente implementada, y un error muy común es la mala implementación, regresamos al mismo punto, es la gente el elemento crucial, que sabrá cómo implementar una herramienta y sacarle el mayor provecho.

Estos son los 7 errores más comunes y que más pegan en la industria actualmente. ¿Tienes algún otro que desees compartir?